La historia oportunista

boca_final1Quería compartir con los oportunistas que lean y sigan Oportunista.com la idea que dio pie a este esfuerzo y plataforma.

Como algunos sabréis, Alexandra y yo (mi mujer, socia, etc, etc…) somos diseñadores, pero de los que no llevamos gafas de pasta y vamos a exposiciones de diseño y tal… La verdad es que éramos diseñadores raros. Hacíamos nuestro trabajo bien, mirábamos por el cliente por encima de nuestro escaparate y creíamos en el diseño como un canal para enriquecer el mensaje.

Esto me llevó desde estudiar Publicidad, a irme 5 años a NY para aprender y trabajar en Diseño pero siempre desde un punto de vista estratégico, no artístico. Esto se lo recalco mucho a mis estudiantes en el IED.

Desde Nexst hemos creado grandes trabajos, pero nunca hemos trabajado para multinacionales gigantescas y tal… valoramos demasiado nuestro tiempo me parece. Y desde Nexst hemos creado proyectos Como Nexstmail.com madridfuerdeutsche.com y barcelonafuerdeutsche.com porque la creatividad va ascendiendo unos peldaños intangibles en mi pregunta de ¿Y por qué?

Ahora veo en mis hijos que el ¿Por qué papa? es lo que realmente mueve el mundo. Y yo lo empleo constantemente.

Así que primero publicidad, pero entendí que antes debía haber una marca, así que después diseño, pero antes debe haber un negocio, así que ahora negocios o empresas (o “emprendimientos” ese moderno eufemismo para designar a la gente que sin dinero y a pesar de toda la regulación y educación vigentes en España, deciden crear)

Así que en esas estábamos cuando, se me ocurrió que la recopilación en un solo punto de todas las ofertas sería de mucha utilidad, ya que nosotros mismos tiramos de promociones siempre que podemos, y la verdad, promociones las hacen todas la empresas, las cutres (donde no vamos ni iremos) y las excelentes (donde vamos a las que tienen ofertas, y después repetimos si nos gustan)

Un buen día se lo solté a mi socia, que es como el filtro de realidad, aunque cuando se entusiasma con algo yo parezco incluso pesimista 🙂

Ese día no tuve suerte, estaba ella en sus líos… pero esperé como quien espera a que un funcionario malhumorado abandone la ventanilla para tramitar su caso, y un buen día, dentro de una sauna (vamos todas las semanas) se lo solté y se obró el milagro!

Esa misma tarde, pulimos el modelo de Oportunista.com entre duchas frías, pediluvios y vapores. la energía recorría nuestras venas como empujada por los contrastes de temperatura! Era excitante y comparable a un subidón creativo-plástico!

Esto que acabo de decir, significa que no hicieron falta comités, ni estrategias de marketing, ni plan financiero ni nada de nada.

Después escribimos nuestra verborrea y la esparcimos en el tiempo, para que las cosas fueran escalonadas.

Apoyados en nuestra estructura como agencia de diseño, nos pusimos manos a la obra y fuimos salvando los obstáculos como le oí decir a un tetrapléjico: “No pienses que luchas contra el mar porque eso te deprime, piensa que luchas contra la ola que viene, y después vendrá otra, y luego otra, pero piensa en las olas, no en el mar”

Durante este camino hemos aprendido mucho. Fuimos elegidos para participar en el SeedRocket por Vicente Arias y Jesús Monleón donde aprendimos que no tenímos ni puta idea de las técnicas necesarias para acercarnos al éxito. El ambiente, los mentores y los compañeros resultaron fundamentales. Parece mentira todo lo que aprendimos.

Menos mal que los jóvenes empresarios de internet nos reconocemos como víctimas de un sistema estúpido y hace que busquemos apoyo entre nosotros, conscientes de que este país nos necesita, pero al mismo tiempo nos discrimina y penaliza.

Por cierto, el nombre Oportunista.com fue uno de los que teníamos pensados, pero estaba en manos de una empresa que pedía 3500$ así que buscamos alternativas, pero ninguna nos gustó, todas eran babosidades o estupideces.

Al final hicimos cuentas sobre este supuesto: “Cuando salgamos en Madrid o España Directo y nos llamamos Oportunista.com, todo el mundo se acordará de nosotros” Así que decidimos llamar a USA y negociar un precio, conscientes de que al final nos ahorraríamos un montón de dinero en publicidad si conseguimos que a la primera se nos recuerde. Al final y al cambio pagamos 1300€

Esta es la historia de como unos sibaritas buscadores de ofertas y descuentos y con las capacidades técnicas necesarias decidieron hacer Oportunista.com una realidad para que todos ahora podamos disfrutarlas.

La ecuación que pensamos es que si mejoramos la competitividad a los empresarios oportunistas, rebajando el gasto de los consumidores oportunistas, y esto a su vez redunda en un desarrollo medioambiental más eficaz, no podemos fallar!

Mejorar “el mercado” y el medio ambiente es rentable. Hacer lo que a uno le acelera el corazón y las ideas es imprescindible.

Deja un comentario